Submundo

El rostro de humo en la ciudad
desorbita desolación
lleva un rictus de tragedia.

El muro de silencio oligárgico
profundiza grietas en cada esquina
por un mendrugo impune.

Ese submundo de sobrevivientes
con heridas que los acechan
son muertos en vida
por el decretado disparo del corrupto.

Los obreros, los maestros,
los jubilados, los sin rostro;
arrastran cadenas
que hienden sus carnes
si intentan gritar justicia.

Niños, que tienen que reír
flores traviesas en las manos,
hoy, una anémica tristeza
carga sus mochilas
con la espina del hambre.

por Xenia Mora Rucabado (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) Nota publicada en la edición de Agosto de 2014
BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates